-
  introduccion Asociación de cultivos
 
Asociación de cultivos

Asociar significa aprovechar al máximo el espacio con cultivos que no tengan
las mismas necesidades y por tanto no compitan por el agua, los nutrientes
o la luz. Así se crea un ecosistema diverso y aumenta la calidad y cantidad
de las cosechas. Cuanto más parecidas son las plantas, más incompatibilidades
muestran, ya que tienen parecidas necesidades: las raíces y las hojas ocuparán
el mismo espacio y serán sensibles a las mismas plagas o enfermedades.
Para asociar cultivos correctamente, procuraremos que nuestras plantas:

-Sean de diferentes familias, para que no tengan necesidades demasiado
parecidas ni sean sensibles a las mismas plagas

-Tengan ciclos de diferente duración, para que una vez cosechadas las de
ciclo corto o medio, quede espacio para el desarrollo de las de ciclo largo

-Tengan distintas partes aprovechables, ya que su necesidad de nutrientes
y espacio serán distintas.

-Sean de distintos tamaños, para aprovechar mejor el espacio del contenedor
colocando plantas pequeñas entre las grandes.

Para una determinada época del año, elegiremos plantas de diferentes familias,
de ciclo largo y tamaño grande, que ocuparán el centro del contenedor.
En los laterales asociaremos plantas de diferentes familias y partes
comestibles, de porte mediano y de ciclo largo/medio. Las pequeñas y de
ciclo corto ocuparán el espacio libre. Algunas asociaciones típicas son: millo
y habichuela, zanahoria y lechuga, cebolla y lechuga...


 
 

9144 visitantes (15639 clics a subpáginas) admin@huertourbano.es.tl
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=